Nuestros asteriscos no esconden nada